martes, septiembre 06, 2016

Después del Trump-azo, la caída

Para dejar una marca en un territorio conquistado se escribe el nombre propio y un "was here", o estuvo aquí. En la residencia oficial de Los Pinos quedó escrito: "Donal Trump was here" y añádele usted lo que quiera. Les puso el candidato republicano una trumpada en la cara a los neoliberales mexicanos que ojo, están leyendo muy bien el momento electoral estadounidense, Trump tiene posibilidades de ganar la elección, por lo que representa, nacionalismo blanco radical, y por lo que su opositora es: un modelo político, económico globalizador basado en guerras fallidas en otros continentes y lo que están ofertando los extremistas blancos al electorado es volver a una economía basada en el motor interno, renegociando sus tratados de libre comercio para que estadounidenses en Estados Unidos sean de nuevo su fuerza de trabajo. Eso es lo que puede ganar las elecciones. Y la élite mexicana lo sabe, lo sabe. Por eso el sacrificio realizado.

Contrario a lo que se ubicó en los medios de paga como tema central de la reunión entre Enrique Peña Nieto y Donald Trump, el muro y el discurso racista del republicano, a esa clase en el poder no le importa tanto la construcción de una barda que ya está casi un tercio avanzada, les importa, casi de vida o muerte política, que de ganar el republicano elimine de un plumazo el Tratado de Libre Comercio; el máximo logro del jefe de jefes, Carlos Salinas de Gortari y que se aplicó a los mexicanos de manera gradual mediante un grupito de avatares del PRI y del PAN desde Ernesto Zedillo al ahora conocido como Lord Plagio. Y para mantener ese tratado que, contrario a otros de ese tipo en el mundo, no incluyó el libre tránsito de personas, los salinistas son capaces de todo, y ese "todo" recuerda al infame Antonio López de Santa Anna.

En entrevista con Joaquín López Dóriga, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray dijo algo grave para sus intereses y lo importante de la reunión sacrificial: el Tratado de Libre Comercio puede ser eliminado por el ejecutivo estadounidense sin aval del congreso. En esa aterradora posibilidad para el salinismo en su conjunto radicó apostar dialogar con Trump y explicarle sus multimillonarias bondades, sin importarles la imagen de Enrique Peña Nieto, ya de por sí lastimada por fraudes, corrupción, frivolidades, ignorancia, plagio y ahora por evidenciarse como vende patrias. De llegar Hillary Clinton a la Presidencia de Estados Unidos la continuidad del engendro comercial que enriqueció a la oligarquía mexicana no corre riesgos, el verdadero peligro es el locuaz de Trump y la boleada de zapatos con la bandera mexicana al republicano fue para pedirle no cancele ese tratado. Horas después les contestó el republicano en Arizona con un Trump-azo: pagarán los mexicanos el muro. Y se acabó el encanto.

No hay comentarios.:

Contra(comunicado):

Como decía Henry David Thoreau, "No pido inmediatamente que no haya gobierno, sino inmediatamente un gobierno mejor". El orígen de Medios y política fue el fraude electoral del 2006: nació La República de la Televisión y la programa(ción) se volvió dicta(dura): un monopolio opinativo de Tercer Grado. Aquí en 'Medios y política' están las evidencias comunicacionales que sostienen nuestra tésis: Felipe Calderón no ganó las elecciones; la oligarquía lo impuso mediante un fraude para auto(comprarse) lo que queda de México. Y lo repitieron imponiendo a Enrique Peña Nieto en el 2012. Por eso pedimos lo posible: que se restaure La República.

Vistas a la página totales

Gráfica Radical

 photo Jaguar01.jpg

Huracán: La política secreta neoliberal

Huracán: "Ayotzinapa. El motivo"

Archivo del Blog