viernes, julio 22, 2016

Trump, el muro y la indignación mexicana

01. Barack Obama demostró que entre la imagen-discurso y la realidad de las acciones está el abismo. O la nada. En tiempos de lo espectacular político, un discurso es eso: palabras, palabras, palabras; y enunciado por un hombre del show palabras actuadas y enfatizadas con emociones y aplausos casi grabados. Pero del cierre de la Convención Nacional Republicana y del discurso de Donald Trump, algo claro podemos decir: la elección será un referendum sobre los Tratados de Libre Comercio. Sí construirá el muro, y es probable que ese proyecto sea fuente de empleo para la robusta milicia estadounidense; sería la imagen perfecta para reforzar su lema de campaña en acción: Ley y orden.

02. Ya enunciado el discurso de Donald Trump candidato y trazados sus principales objetivos políticos: la derogación de los tratados de comercio, la construcción del muro, la alianza con Israel y la idea de "ley y el orden", las diferencias con la política e ideología que soporta Hillary Clinton son opuestas. Ella significa el éxtasis de la idea global, un poder mundial concentrado en oligarquías mediante guerras y organismos económicos trans-nacionales, libre comercio e injerencia en la vida interior de los países súbditos como México (Hillary participó en la redacción de la Reforma Energética peñista). Donald Trump, se enfrenta con una candidata que significa el colapso en los hechos acumulados de una idea: la glo-ball-ización.

03. Donald Trump propone la construcción de un muro en la frontera con México como parte de su propuesta de reactivación económica y la generación de empleo. Los republicanos consideran que la migración masiva de mexicanos que provocó el Tratado de Libre Comercio le quitó el empleo a millones de estadounidenses. Para que le economía se acelere se requieren grandes obras "constructivas" que impactan al sistema completo, contratación de ingenieros, arquitectos, proveedores de materiales y demás servicios que requiere armar el muro y sostenerlo. Entonces la indignación de los mexicanos por "el muro" debe extenderse hacia las políticas y los gobiernos del PRIAN, los responsables de que millones de mexicanos no encontraran empleo en nuestro país y en un terrible acto de darwinismo económico hayan tenido que exponer su vida e integridad para sobre-vivir como semi-esclavos en la economía de un país ajeno. Nos debe indignar más el abandono de nuestro campo, la asfixia de nuestra gente y la corrupción desorbitada de los bandidos que nos han gobernado desde las "Casas Blancas", que la posible construcción de un muro. Por lo pronto, en caso de ganar Trump la deportación será masiva (que ya lo es con Obama), lo que nos enfrentará a un reto socio-histórico: ¿qué hacer con esa fuerza de trabajo de nuevo en casa?

No hay comentarios.:

Contra(comunicado):

Como decía Henry David Thoreau, "No pido inmediatamente que no haya gobierno, sino inmediatamente un gobierno mejor". El orígen de Medios y política fue el fraude electoral del 2006: nació La República de la Televisión y la programa(ción) se volvió dicta(dura): un monopolio opinativo de Tercer Grado. Aquí en 'Medios y política' están las evidencias comunicacionales que sostienen nuestra tésis: Felipe Calderón no ganó las elecciones; la oligarquía lo impuso mediante un fraude para auto(comprarse) lo que queda de México. Y lo repitieron imponiendo a Enrique Peña Nieto en el 2012. Por eso pedimos lo posible: que se restaure La República.

Vistas a la página totales

Gráfica Radical

 photo Jaguar01.jpg

Huracán: La política secreta neoliberal

Huracán: "Ayotzinapa. El motivo"

Archivo del Blog