miércoles, octubre 21, 2015

La patria/matria en la globalización

Sergio Humberto Brown Figueredo

Con la caída del llamado bloque socialista a finales del Siglo XX, el capitalismo proclamó el fin de la historia, e impuso un Nuevo Orden Mundial que aceleró la llamada globalización. Un mundo guiado por bloques territoriales que diluyen naciones y fronteras económicas. Ante un escenario mundial, las compañías y las familias más poderosas del mundo ampliaron la base de consumidores para sus productos o servicios. Y negocio redondo: su aparato ideológico, o la industria del entretenimiento cubre desde hace décadas el globo. Y en esa historia, lo último que se requiere para participar son ideales colectivistas, utópicos o 'patrióticos' que remitan a las narraciones nacionales como mecanismos de resistencia al poder global unificador. La era homogénea de las marcas.

El capitalismo mexicano es un modelo político, económico y social diseñado en los centros económicos transnacionales. Su última máscara, el neoliberalismo, se instauró previo desarme del nacionalismo revolucionario y su "paquete" ideológico. Y los símbolos heróicos peligrosos, degradados a 'mitos'. Fue el caso de los niños héroes, representación de la dignidad de un puñado de adolescentes que ante el embate del ejército extranjero, dieron su vida por defender la bandera mexicana y no ser arrancada por manos invasoras. Para el proyecto de saqueo que profundizarían, los niños héroes eran veneno y su destino, el mismo que el de otros jóvenes guerreros: la desaparación forzada. Arrancaron de tajo la resistencia simbólica contra el imperio. Un atentado contra la futura defensa de la patria/matria.

¿Y cómo entender la patria en ese mundo globalizado? La dominación se practica en el lenguaje, de entrada, la patria sin matria es lo no completo. Como referirse a la madre/padre como los 'papás'. La sociedad moderna tiene la mitad de su existencia no nombrada. No existe patria sin matria, y viceversa. Pero lo patriótico lo entendemos como el sentido de pertenencia a un territorio y lo sucedido en él durante los ciclos del tiempo. La identidad de una cultura y una historia que se hace cuerpo. Se hace ciudadanía. Se hace política. Se hace símbolo. Escudo. Defensa. Aquello que remite a las grandes acciones civilizadoras de un pueblo (sin maíz no hay país) y las ideas que se plasman en una Constitución (tierra y libertad), como literalidad de una serie de evoluciones, revoluciones o círculos concéntrico-sociales. La idea de patria sin matria está incompleta y cuando se atenta contra la patria, aunque no esté nombrada, se atenta contra l@s dos.

El neoliberalismo aplicó su máquina ideológica a los mexicanos al asignar a un extranjero, el colombiano y general Óscar Naranjo para diseñar el proyecto de contra-insurgencia que aceleró la coerción contra los disidentes, que elevó los desaparecidos, los desplazados, y los falsos positivos, que utiliza los asesinatos selectivos y generalizados de mexican@s. ¿Por qué? Aquí no habita su patria/matria, no es su 'jefesita' ésta tierra y pudo diseñar un plan para golpearla sin ningún rencor o remordimiento. El mismo caso de los movimientos separatistas o intervencionistas. Sus papás/mamás ideológicos están del "otro lado", de la frontera, del charco, o en la embajada de los Estados Unidos. Para los clanes des-ideologizados, es normal ser replicantes del imperio. Para los patriotas no.

Al ver la película histórica de los últimos treinta años, vemos que desde el discurso mediático hegemónico, no sólo se excluyó al patriotismo mexicano (todavía sin matria) y al pensamiento contraimperialista que tanto molesta al conservadurismo. Lo patriótico fue ridiculizado, o calificado de 'viejo', pasado de moda o no necesario para el tren del capitalista neoliberal. Y sin defensa articulada en la opinión pública, se impusieron una serie de medidas antipatrióticas, y las resistencias expresadas desacreditadas en los medios con el pretexto del progreso existente en el paraíso de las sinideologías. De ahí que la wallmartización de México no haya sido advertida por millones como la estampa de la más inteligente y la última de las invasiones imperiales a nuestro suelo.

No hay comentarios.:

Contra(comunicado):

Como decía Henry David Thoreau, "No pido inmediatamente que no haya gobierno, sino inmediatamente un gobierno mejor". El orígen de Medios y política fue el fraude electoral del 2006: nació La República de la Televisión y la programa(ción) se volvió dicta(dura): un monopolio opinativo de Tercer Grado. Aquí en 'Medios y política' están las evidencias comunicacionales que sostienen nuestra tésis: Felipe Calderón no ganó las elecciones; la oligarquía lo impuso mediante un fraude para auto(comprarse) lo que queda de México. Y lo repitieron imponiendo a Enrique Peña Nieto en el 2012. Por eso pedimos lo posible: que se restaure La República.

Vistas a la página totales

Gráfica Radical

 photo Jaguar01.jpg

Huracán: La política secreta neoliberal

Huracán: "Ayotzinapa. El motivo"

Archivo del Blog